Mascarilla de kiwi para el Acné

Además de ser delicioso, el kiwi contiene altas cantidades de vitamina C, volviéndole una de las formas más efectivas de luchar contra la grasa y la quema de calorías desde adentro del cuerpo. Sin embargo, no muchas personas conocen acerca de las propiedades que tiene esta fruta en el exterior de la piel y como ayuda la Mascarilla de kiwi para el Acné.

Actualmente se conocen diversas formas de luchar contra la piel grasa, pero la mayoría de estas incluyen jabones y cosméticos que pueden resultar en un excesivo gasto económico.

Por lo que elegir una alternativa natural termina convirtiéndose en la mejor forma de combatir con la piel grasa.

 

Mascarilla de kiwi para el acné

Ingredientes de la mascarilla de kiwi para el acné

El kiwi es una fruta que además de prevenir la creación de grasa en la piel, ayuda a mejorar significativamente la producción de células nuevas en la misma gracias a sus antioxidantes y complejo B.

  • Un kiwi.
  • Una taza de yogur natural.
  • Una cucharada de zumo de limón.Mascarilla de kiwi para el acné

Preparación y aplicación de la mascarilla de kiwi para el acné

En una taza, ir mezclando lentamente el yogur con el jugo de limón y dejarlo reposar.

Es importante que esta mezcla se encuentre a temperaturas bastante frías.

Después de un rato, en una licuadora mezclar el kiwi hasta formar una especie de puré.

Agregar la mezcla de kiwi al yogur con limón y esperar un poco más.

Sacarlo directamente de la nevera y aplicarlo en toda la piel del rostro por un promedio aproximado de 15 a 20 minutos.

Cuando se forme una costra en la piel o se seque, es necesario removerlo con agua fría o tibia.

Esta mascarilla de kiwi para el acné puede hacerse como mínimo unas 3 veces al mes (y durante las noches para evitar el contacto con el sol), ya que la formación de aceites naturales y grasos en el rostro ayuda a prevenir cualquier tipo de arrugas en el futuro.

Dermatólogos recomiendan que todo producto, tratamiento o cosmético que prevenga la creación de grasa en el rostro debe ser controlado, ya que la mayoría solamente termina causando daños en la piel a largo plazo, además de que resultan ser mucho más difíciles de curar.

¿Te ha sido de utilidad el artículo?
[Votos: 3 Promedio: 4.3]

Deja un comentario